El Charito

No todos los días tenemos deseos de cocinar, no todos los días podemos disfrutar de lugares como Aramburu, Aldo’s o El danzon, ya sea por cansancio o situación económica complicada, pero algo es seguro: comer todos los días es una buena manera de seguir viviendo.

Por eso, para esos días en los cuales no queremos siquiera hervir un huevo lo mejor es tener un restaurante que no nos decepcione, o sea que nos alimente bien, bonito y barato. La mejor opción de Montserrat es El Charito.

 

Ubicado a 80 metros del destacamento de policía, El charito tiene un salón que no saldrá en la tapa de ninguna revista de decoración, pero sus platos clásicos de la cocina argentina no defraudaran. Sus precios y la esmerada atención (En particular por las noches) lo colocan como la mejor opción para aquel que quiera disfrutar platos ricos y tradicionales, como las costillitas de cerdo a la riojana, las pastas y si llegan a  tener la suerte de ir un día que preparen locro no lo duden, la ultima vez que tuve tal suerte me comí dos platos y sonreí durante el resto de la tarde porque había gastado con bebidas alrededor de $70. La carta de vinos no es gran cosa, pero están esos vinos clásicos que tan bien acompañan estos platos.

 

Ensalada de Quinoa

  1. Llegue a Cachi, Salta, el 1 de agosto, día que los lugareños festejaban la Pacha Mama. Lo primero que hice fue recorrer las calles y, por azar, termine almorzando en un taller mecánico donde una de las familias pudientes del pueblo daba de comer a todo aquel que aparecía. Esa misma noche quise cambiar de aires y decidí ir a “El cortijo”, el hotel boutique de Cachi, cuyo restaurante “Catalino” realiza una mezcla de técnicas francesas con materias primas de la zona e influencias incaicas.
  2. La cena consistió en brochete de llama, provoleta de cabra y una ensalada tibia, todo regado con un excelente Colome Estate  La ensalada tibia llevaba entre otras ingredientes quinoa, alimento el cual no conocía  pero desde ese momento integre plenamente a mi dieta y ahora (aprovechando que esta de moda, se consigue en todos lados y viene el verano) les paso una receta que espero disfruten. Es muy fácil  es muy rica y es muy nutritiva, y, calculo que hará las delicias por sobre todo de los vegetarianos.
  3. Lo primero que deben hacer es lavar la quinoa en abundante agua como mínimo tres veces, para que pierda el sabor amargo, luego cocínenla en abundante agua con sal alrededor de 20 minutos.Una vez cocida dejar enfriar.
  4. Picar un poco de perejil, unas hojas de albahaca y un poco de cilantro.
  5. Retirar piel y semillas de unos tomates, luego cortar en pequeños cuadrados de dos centímetros.
  6. Cortar una palta en pequeñas tiras.
  7. Mezclar todo y agregar jugo de limón, aceite de oliva, sal y pimienta a gusto.
  8. Disfrutar.

ASESINO

“Es difícil vivir en la ciudad”, repite como un mantra Albert Hammond Jr. en su disco debut como solista. Muchos de nosotros comprendemos a Albert: los agobios de la vida moderna, la industrialización de la producción de las materias primas alimenticias en general y el decadente estado de la vida en sociedad, se convierte por momentos en un peso demasiado grande para nuestros hombros.

Hay días en los que uno ve a un vagabundo descalzo, vestido solamente con bolsas de basura cuando solo estamos a seis bajo cero y siente que algo va mal. En otras ocasiones uno lleva a su sobrino al zoológico y un momento que tendría que ser minimamente divertido, se transforma en lagrimas al ver un enloquecido tapir golpear con su cabeza una pared hasta sangrar porque es su única vía de escape para tan absurda existencia o simplemente el chofer del colectivo frena en medio de avenida Belgrano y nos invita a pelear ante la mirada atónita de todos los presentes. Si bien la meditación, el yoga y el ejercicio constante ayudan, algunos de nosotros lo único que realmente queremos esos días es emborracharnos.

Y para eso existe la absenta.

Uploaded with ImageShack.us

En una nota de la presentación del libro Absenta, aparecida en la difunta revista La Mano, se rumoreaba sobre la posibilidad de conseguir el elixir que da nombre el libro en los bares de Buenos Aires. Casi un lustro ha pasado y encontrar esta bebida es ya casi tan común como conseguir Jaggermeister o mezcal, por lo cual hoy nos dedicaremos al trago estrella de uno de los bares pioneros en la venta de este brebaje en la ciudad: Krakow.

La carta de tragos viene ilustrada con un pequeño dibujo que nos da a entender la peligrosidad del trago que podemos elegir, EL ASESINO, (Trago que nos ocupa esta semana) tiene una calavera a su lado, la cual nuestra mente rápidamente identifica con la palabra mortífero, ese es el momento que sonreímos.

El barman, un muchacho de alrededor de 40 años, metro noventa de altura, brazos de leñador y modales de marinero croata borracho no te la hará fácil, la primera vez que le pedí uno me pregunto con su particular entonación extranjera ”¿No estas muy flaquito para creerrrte tan machito?”. Obviamente pedí dos. Y una cerveza.

El trago consiste en una medida de absenta destilada burdamente (Te la prenden fuego), se tapa, para que los gases producto de la destilación permanezcan en el vaso y cuando están concentrados uno debe aspirarlos con un sorbete.

“Vamos ¡COMO SI FUERRRAS HOMBRRRE!”

Mientras estas boqueando para mantenerte de pie, la medida de absenta se vuelca en una medida de jugo de naranja frió y debe tomarse de un solo trago.

“Ni mi abuela hace tanto espamento parrrra tomar un traguito ¡VAMOS!”

Ahí te sirven el segundo…

Y dejas de sonreír…

Y la cerveza que sigue es la más refrescante que tomaste en tu vida.


Uploaded with ImageShack.us

Andeluna Cabernet Sauvignon 2010

Esta historia no es nada del otro mundo: un par de millonarios se juntan, compran unos viñedos, ponen un hotel y deciden sacar su propio vino. Incluso para seguir con el lugar común, estando en Argentina, deciden hacer del Malbec su estandarte. Hasta ahí todo normal, pero estos señores deciden invertir parte de su dinero en llevar a Michel Rolland para que los asesore e invierten un dinerillo extra en capacitar y contratar muy buenos enólogos. Ese es el momento que Andeluna Cellars empieza a llamar la atención.
Ayer probé por primera vez el Andeluna Cabernet Sauvignon 2010, su precio (Alrededor de los $45) lo transforma en una muy buena opción en cuanto a relación precio/calidad.
Luego de años de dominio absoluto del Malbec como cepa emblema de la argentina en el mundo comenzó una discusión, alrededor del año 2005, sobre cuál seria la uva del futuro en este país. Recuerdo presentaciones de Pinot Noir de la patagonia, donde se repetía la frase: “Hay dos tipos de personas, las que toman vino y las que toman Pinot Noir”. En fin… Si bien la frase suena a petulancia francesa adaptada al paladar criollo, debo aceptar que muchos de esos Pinot Noir estaban buenísimos, pero un poco alejados del bolsillo del común de los mortales cuyo apellido no es Rothschild. En otras ocasiones se intento vender el supuesto resurgimiento de la Bonarda, especulando sobre los arcaicos viñedos de esta uva en la Rioja y Catamarca como nuevos bastiones del vino argentino, e incluso oí a algún borrachín (De hecho borrachina) tratar de convencer sobre las virtudes y el futuro del ¡¡¡Cabernet Franc!!!
Pero este año el mercado de los vinos de entre $30 y $100 ha contestado la pregunta y el varietal que apunta a secundar al Malbec en calidad y ventas, tanto en el mercado interno como en el internacional es el clásico Cabernet Sauvignon (descendiente directo del aterciopelado y delicado Cabernet Franc). Como ejemplo pueden leer una reseña sobre la última cosecha de esta variedad de la marca Tracia que escribimos anteriormente.
Este vino cumple con creces las características básicas de la uva tanto aromáticamente como en boca (Sobretodo en boca), y la presencia de taninos se encuentra muy bien domada. Si quieren comenzar a experimentar con esta uva, este vino es una fabulosa puerta de entrada. Les dejo aquí la ficha oficial,la cual casi no exagera.