ASESINO

“Es difícil vivir en la ciudad”, repite como un mantra Albert Hammond Jr. en su disco debut como solista. Muchos de nosotros comprendemos a Albert: los agobios de la vida moderna, la industrialización de la producción de las materias primas alimenticias en general y el decadente estado de la vida en sociedad, se convierte por momentos en un peso demasiado grande para nuestros hombros.

Hay días en los que uno ve a un vagabundo descalzo, vestido solamente con bolsas de basura cuando solo estamos a seis bajo cero y siente que algo va mal. En otras ocasiones uno lleva a su sobrino al zoológico y un momento que tendría que ser minimamente divertido, se transforma en lagrimas al ver un enloquecido tapir golpear con su cabeza una pared hasta sangrar porque es su única vía de escape para tan absurda existencia o simplemente el chofer del colectivo frena en medio de avenida Belgrano y nos invita a pelear ante la mirada atónita de todos los presentes. Si bien la meditación, el yoga y el ejercicio constante ayudan, algunos de nosotros lo único que realmente queremos esos días es emborracharnos.

Y para eso existe la absenta.

Uploaded with ImageShack.us

En una nota de la presentación del libro Absenta, aparecida en la difunta revista La Mano, se rumoreaba sobre la posibilidad de conseguir el elixir que da nombre el libro en los bares de Buenos Aires. Casi un lustro ha pasado y encontrar esta bebida es ya casi tan común como conseguir Jaggermeister o mezcal, por lo cual hoy nos dedicaremos al trago estrella de uno de los bares pioneros en la venta de este brebaje en la ciudad: Krakow.

La carta de tragos viene ilustrada con un pequeño dibujo que nos da a entender la peligrosidad del trago que podemos elegir, EL ASESINO, (Trago que nos ocupa esta semana) tiene una calavera a su lado, la cual nuestra mente rápidamente identifica con la palabra mortífero, ese es el momento que sonreímos.

El barman, un muchacho de alrededor de 40 años, metro noventa de altura, brazos de leñador y modales de marinero croata borracho no te la hará fácil, la primera vez que le pedí uno me pregunto con su particular entonación extranjera ”¿No estas muy flaquito para creerrrte tan machito?”. Obviamente pedí dos. Y una cerveza.

El trago consiste en una medida de absenta destilada burdamente (Te la prenden fuego), se tapa, para que los gases producto de la destilación permanezcan en el vaso y cuando están concentrados uno debe aspirarlos con un sorbete.

“Vamos ¡COMO SI FUERRRAS HOMBRRRE!”

Mientras estas boqueando para mantenerte de pie, la medida de absenta se vuelca en una medida de jugo de naranja frió y debe tomarse de un solo trago.

“Ni mi abuela hace tanto espamento parrrra tomar un traguito ¡VAMOS!”

Ahí te sirven el segundo…

Y dejas de sonreír…

Y la cerveza que sigue es la más refrescante que tomaste en tu vida.


Uploaded with ImageShack.us